Alberto e Isabel, Archiduques soberanos de los Paises Bajos Españoles

En el siglo XVI, gran parte de la Bélgica de hoy estaba bajo el control del rey de España, Felipe II. El 6 de mayo de 1598, el rey firma el acta de cesión de soberanía a su hija Isabel Clara Eugenia de diferentes partes del sur de los Países Bajos, incluyendo el Franco Condado. Isabel estaba comprometida con el archiduque Alberto de Austria, nieto del emperador Fernando I y gobernador de los Países Bajos, que tras renunciar a sus dignidades eclesiásticas y ser dispensado de su estado religioso, en 1598 abandonó Bruselas en busca de su prometida y prima segunda la infanta española Isabel Clara Eugenia, con la que compartiera educación y juegos. La soberanía sobre los territorios era condicionada a que en el caso de no tener descendencia, la soberanía revertía a la corona española (como sucedió a la muerte del Archiduque) así como a no permitir otra religión que la católica ni comerciar con la Indias (América).

Sanchez-InfanteEl 13 de septiembre 1598 Felipe III sucedió a Felipe II como rey de España y confirmó esta decisión. Alberto e Isabel se casaron el 14 de abril 1599. En septiembre de ese año salieron de España y entraron solemnemente en sus Estados como soberanos, siendo calurosamente acogidos en las tierras del Sur de los Paises Bajos, cuyas principales ciudades les recibieron con festivas celebraciones: procesiones religiosas, cabalgatas cívicas, banquetes, conciertos y bailes. Enraizadas en la tradición local y en las costumbres europeas del Renacimiento, las felices entradas les fueron tributadas en Lille, Arras y Bruselas, siendo la mas célebre la que le rindió Amberes. El pueblo, con la esperanza de que con estas nuevos soberanos, al menos terminarían las guerras, les dieron una calurosa bienvenida. Estas inauguraciones todavía se pueden ver en diferentes pinturas de P.P. Rubens.

ArchiduquesEntretanto, la guerra contra las Provincias Unidas continuaba. Derrotado en Nieuwport por Mauricio de Nassau, el archiduque Alberto compensó su derrota tomando la importante plaza de Ostende, que capituló después de un sitio de tres años. El agotamiento de los beligerantes permitió un acuerdo y el Archiduque concluyó con los holandeses, en abril de 1609, una tregua de doce años, también llamada Tregua de Amberes,  abandonándose la ficción de que los holandeses eran simples rebeldes en lucha abierta contra su legítimos soberanos. Esta tregua supuso el reconocimiento de facto de las Provincias Unidas de los Paises Bajos.

Alberto e Isabel aprovechan estos años de paz para tratar de recuperar las finanzas estatales y de las ciudades que estaban en un profundo deterioro.

Desde el primer día de su reinado, Alberto e Isabel trataron de dar a los Países Bajos Meridionales un sistema monetario estable. Pero esto era muy difícil debido a los siempre cambiantes precios del oro y la plata. Estaban obligados a seguir estas fluctuaciones para acuñar nuevas monedas o cambiando el peso y/o la composición de las monedas acuñadas antes. Así que podemos dividir las monedas acuñadas durante su reinado en dos períodos: el primero desde 1599 hasta 1612, el segundo periodo de 1612 hasta 1621. Las monedas usadas en el condado de Flandes fueron acuñadas en Brujas y tienen un lirio como marca de ceca, las del ducado de Brabante (las provincias de Amberes y de Brabante) se acuñaron en Bruselas, con una B o la cabeza de un ángel como marca de ceca, en Amberes con una mano, en Bois-Le-Duc con un árbol, en Maastricht con una estrella. También hubo monedas acuñadas en el señorío de Tournai, una ciudad en el suroeste de Bélgica, con una torre como marca de ceca, y en el ducado de Luxemburgo con un león.

La primera nueva moneda de plata, acuñada en 1599, en sustitución de las monedas del reinado de Felipe II, se basa en una nueva unidad: el florín. Un doble florín, un florín, un medio florín, cuarto florín, una “Stoter” (1/8 florín) y un “Braspenning” (1/16 florín) eran todas acuñados en plata. Nuevas monedas de oro aparecieron a finales de 1599 y se llamaron ducado. Se acuñaron un doble ducado y un ducado. Ambas monedas tienen en el anverso el perfil de Alberto e Isabel, mirando el uno al otro, y en el reverso es su escudo coronado rodeado con el vellocino de oro.

AE899

Dukaat Nr.1636 sCuatro años más tarde, debido a los cambios en los precios de los metales preciosos, una nueva moneda de plata fue acuñada. La nueva unidad fue el real: un triple real, un real, un medio real y un cuarto real para sustituir los florines. El triple real también lleva el perfil de los archiduques, pero esta vez los dos mirando a la izquierda. Las monedas de cobre con los nombres de Alberto e Isabel aparecieron por primera vez en 1608: se acuñaron un “duit” y un “oord” (en holandés). Los nombres franceses equivalentes son un “gigot” y un “liard”.

AE906Pero este sistema monetario no fue aceptado a nivel internacional. Así que los archiduques cambiaron su política radicalmente en 1612: el comienzo del segundo período. Se basaba en un soberano en las monedas de oro y en un patagón en las monedas de plata (también llamado soberano de plata) y cuyo nombre le viene dado por los españoles, que calificaron a la nueva moneda de “patacons”, aumentativo de Pataca* que eran pequeñas monedas de cobre circulantes en España y Portugal.

Soeverein_vzAE912 El doble soberano, el soberano, 2/3 de  soberano, un medio soberano, un patagón, un medio patagón, cuarto patagón eran las nuevas monedas en circulación en el ducado de Brabante y el condado de Flandes. Posteriormente una nueva moneda de plata de 11 dineros y 8 granos, el ducatón, fue acuñado por primera vez en 1618. Esta amonedación fue la base del sistema monetario hasta mediados del siglo XVIII. Tenemos que apuntar que estos príncipes, tan fundamentalmente piadosos, son los primeros soberanos que suprimen completamente de sus monedas todas las inscripciones religiosas sustituyendolas con sus nombres y sus títulos.

AE928Las monedas del segundo periodo son artísticamente las más bellas monedas de la historia de Flandes. En el anverso del soberano doble de oro tanto en los archiduques están sentados en su trono, y en el ducatón se representa el busto mirando a la derecha. Como se usaron en su conjunto para la circulación europea de pago, se hicieron raras en el interior del país.

La muerte del Archiduque Alberto sucedió en Julio de 1621 y al no tener sucesor, los territorios pasaron de nuevo a España, siendo rey Felipe IV, que mantuvo a su tía Isabel como gobernadora de los Paises Bajos Meridionales hasta su muerte en 1633. Fueron unos príncipes cuya memoria ha sido singularmente querida para los belgas.

 * Do árabe bâtâqa, contração de abon taca, nome duma antiga moeda.

Ver catálogo de monedas de plata

2 pensamientos en “Alberto e Isabel, Archiduques soberanos de los Paises Bajos Españoles

  1. Muy interesante trabajo.
    Entre el patagón y el ducatón, me quedo con el primero.
    un saludo.

    • Pues yo también pienso que el “ducatón” es la mas bella moneda de los Paises Bajos. Los bustos de los Archiduques en el anverso y los leones recostados sobre el escudo en el reverso me parecen soberbios. Gracias por tu comentario.

Los comentarios están cerrados.